lunes, 16 de julio de 2018

🎇Westerlund 1





      Westerlund 1 es conocido también como Wd1 o Cúmulo de Ara, es el supercúmulo estelar compacto más masivo del Grupo Local. Está situado a unos 5 kiloparsecs (16 300 años luz) de la Tierra en dirección a la constelación austral de Ara. Su edad se estima entre 3,5 y 5 millones de años. Esta hermosa imagen  es un hallazgo Hubble el cual se encuentra  a solo 15,000 años luz de distancia en nuestro vecindario de la Vía Láctea, y aún hogar de una de las estrellas más grandes jamás descubiertas.


Descubierto en 1961 por Bengt Westerlund, la verdadera naturaleza de Westerlund 1 no pudo ser desvelada hasta 2001 al estar escondido detrás de una gran nube de gas y polvo. Las únicas estrellas identificadas dentro de él son las más brillantes, incluyendo 6 hipergigantes amarillas, 3 supergigantes rojas, 13 o más estrellas de Wolf-Rayet, variables luminosas azules y 25 o más supergigantes OB. Algunas de estas jóvenes estrellas tienen una masa en torno a 40 masas solares y una luminosidad un millón de veces mayor que la luminosidad solar. Se estima que la masa de Westerlund 1 es de al menos 100 000 masas solares, estando todas sus estrellas localizadas en una región de menos de 6 años luz de diámetro. Si el Sol estuviera situado en el centro de este cúmulo, nuestro cielo nocturno estaría salpicado de cientos de estrellas tan brillantes como la luna llena.

     Se cree que la mayoría de las estrellas de Westerlund 1 se formaron en el mismo estallido de actividad, lo que significa que tienen edades y composiciones similares. El cúmulo es relativamente joven en términos astronómicos: alrededor de tres millones de años es un bebé en comparación con nuestro propio sol, que tiene unos 4.600 millones de años.

             Weaterlund 1 además de albergar algunas de las estrellas más masivas y menos comprendidas de la Vía Láctea, es un análogo a los supercúmulos estelares (SSC) extragalácticos. Su estudio puede ayudar a los astrónomos a determinar lo que ocurre en estas grandes regiones de formación estelar, ya que está unas mil veces más cerca que cualquier otro supercúmulo estelar conocido.


















Crédito de la imagen: ESA / Hubble y NASA
Última actualización: 6 de Agosto de 2017
Editor: Karl Hille
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

jueves, 12 de julio de 2018

🎇IRAS... Y la fuente de la juventud


Una estrella que desafía a la edad designada como IRAS 19312 + 1950 exhibe características características de una estrella muy joven y una estrella muy vieja. El objeto se destaca por ser extremadamente brillante dentro de una gran nube de material químicamente rica, como se muestra en esta imagen del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA. Un equipo de científicos liderado por la NASA cree que la estrella, que es aproximadamente 10 veces más masiva que nuestro Sol y emite aproximadamente 20,000 veces más energía, es una protostar recién formada. Esa fue una gran sorpresa porque la región no había sido conocida como una guardería estelar antes. Pero la presencia de una burbuja interestelar cercana, que indica la presencia de una estrella masiva recientemente formada, también respalda esta idea.

       Durante años, los astrónomos han desconcertado a una estrella masiva alojada en las profundidades de la Vía Láctea que muestra signos contradictorios de ser extremadamente viejo y extremadamente joven.
Los investigadores inicialmente clasificaron a la estrella como anciana, tal vez una supergigante roja. Pero un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores liderado por la NASA sugiere que el objeto, etiquetado IRAS 19312 + 1950, podría ser algo bastante diferente: una protostar, una estrella aún en formación.

         Ubicado a más de 12,000 años luz de la Tierra, el objeto se destacó por primera vez como peculiar cuando se lo observó en frecuencias de radio particulares. Varios equipos de astrónomos lo estudiaron usando telescopios terrestres y concluyeron que es una estrella rica en oxígeno aproximadamente 10 veces más masiva que el sol. La pregunta era: ¿Qué tipo de estrella?

Algunos investigadores están a favor de la idea de que la estrella evoluciona, más allá del pico de su ciclo de vida y en declive. Durante la mayor parte de sus vidas, las estrellas obtienen su energía fusionando hidrógeno en sus núcleos, como lo hace el sol ahora. Pero las estrellas más viejas han consumido la mayor parte de su hidrógeno y deben depender de combustibles más pesados ​​que no duran tanto tiempo, lo que lleva a un rápido deterioro.

      También apoyando la idea de una estrella joven son las velocidades del viento muy rápidas medidas en dos chorros de gas que salen de los polos opuestos de la estrella. Tales chorros de material, conocidos como flujo de salida bipolar, se pueden ver emanando de estrellas jóvenes o viejas. Sin embargo, los jets rápidos y estrechamente enfocados rara vez se observan en las estrellas evolucionadas. En este caso, el equipo midió los vientos a una velocidad vertiginosa de al menos 200,000 millas por hora (90 kilómetros por segundo), una característica común de una protostar.

Aún así, los investigadores reconocen que el objeto no es una protostar típica. Por razones que aún no pueden explicar, la estrella tiene características espectaculares de una estrella muy joven y muy vieja.






















Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech
Última actualización: 6 de Adosto de 2017
Editor: Ashley Morrow
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

lunes, 9 de julio de 2018

🎇El agujero negro más distante





      El concepto de este artista muestra el agujero negro supermasivo más distante jamás descubierto. Es parte de un cuásar de solo 690 millones de años después del Big Bang.

Los científicos han descubierto una rara reliquia del universo primitivo: el agujero negro supermasivo más alejado conocido. Esta bestia que come materia es 800 millones de veces la masa de nuestro Sol, que es asombrosamente grande para su corta edad. Los investigadores informan el hallazgo en la revista Nature.

"Este agujero negro creció mucho más de lo que esperábamos en solo 690 millones de años después del Big Bang, lo que desafía nuestras teorías sobre cómo se forman los agujeros negros", dijo el coautor del estudio Daniel Stern del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena, California.

      Los astrónomos combinaron datos del Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) de la NASA con estudios en tierra para identificar potenciales objetos distantes para estudiar, y luego siguieron con los telescopios Magellan de los Observatorios Carnegie en Chile. El astrónomo de Carnegie Eduardo Bañados encabezó el esfuerzo para identificar a los candidatos de entre los cientos de millones de objetos que WISE encontró que serían dignos de seguimiento con Magellan.

Para que los agujeros negros lleguen a ser tan grandes en el universo temprano, los astrónomos especulan que debe haber habido condiciones especiales para permitir un crecimiento rápido, pero la razón subyacente sigue siendo misteriosa.
El agujero negro recién descubierto devora vorazmente material en el centro de una galaxia, un fenómeno llamado quasar. Este cuásar es especialmente interesante porque proviene de un tiempo en que el universo recién comenzaba a emerger de su edad oscura. El descubrimiento proporcionará información fundamental sobre el universo cuando era solo el 5 por ciento de su edad actual.
"Los cuásares se encuentran entre los objetos celestes más brillantes y distantes conocidos y son cruciales para comprender el universo primitivo", dijo el coautor Bram Venemans del Instituto Max Planck de Astronomía en Alemania.

      La distancia del quásar está determinada por lo que se denomina su desplazamiento al rojo, una medida de cuánto se estira la longitud de onda de su luz mediante la expansión del universo antes de llegar a la Tierra. Cuanto mayor es el desplazamiento al rojo, mayor es la distancia, y los astrónomos más atrás están mirando a tiempo cuando observan el objeto. Este cuásar recién descubierto tiene un corrimiento al rojo de 7.54, basado en la detección de emisiones de carbono ionizado de la galaxia que aloja el agujero negro masivo. Eso significa que tomó más de 13 mil millones de años para que la luz del cuásar nos alcanzara.





















Crédito de la imagen: Robin Dienel / Carnegie Institution for Science
Última actualización: 6 de Diciembre de 2017
Editor: Tony Greicius
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

viernes, 6 de julio de 2018

🎇Enana Blanca, bella y peligrosa






       En esta imagen de Chandra de NGC 6388, los investigadores han encontrado evidencia de que una estrella enana blanca puede haber destrozado un planeta ya que se acercó demasiado. Cuando una estrella alcanza su fase de enana blanca, casi todo el material de la estrella se envasa dentro de un radio una centésima del de la estrella original.

La destrucción de un planeta puede sonar como ciencia ficción, pero un equipo de astrónomos ha encontrado evidencia de que esto pudo haber sucedido en un antiguo grupo de estrellas al borde de la Vía Láctea.

      Utilizando varios telescopios, incluido el Observatorio de rayos X Chandra de la NASA, los investigadores han encontrado evidencia de que una estrella enana blanca -el núcleo denso de una estrella como el Sol que se quedó sin combustible nuclear- puede haber destrozado un planeta cuando se acercó demasiado.

¿Cómo podría una estrella enana blanca, que tiene el tamaño de la Tierra, ser responsable de un acto tan extremo? La respuesta es la gravedad. Cuando una estrella alcanza su fase de enana blanca, casi todo el material de la estrella se envasa dentro de un radio una centésima del de la estrella original. Esto significa que, para encuentros cercanos, la atracción gravitacional de la estrella y las mareas asociadas, causada por la diferencia en el tirón de la gravedad en el lado cercano y lejano del planeta, se ve enormemente mejorada. Por ejemplo, la gravedad en la superficie de una enana blanca es más de diez mil veces mayor que la gravedad en la superficie del Sol.

    Los investigadores utilizaron el Laboratorio International de Astrofísica de Rayos Gamma (INTEGRAL) de la Agencia Espacial Europea para descubrir una nueva fuente de rayos X cerca del centro del cúmulo globular NGC 6388. Las observaciones ópticas habían insinuado que un agujero negro de masa intermedia con masa igual a varios cientos Los soles o más reside en el centro de NGC 6388. La detección de rayos X por INTEGRAL luego planteó la intrigante posibilidad de que los rayos X fueran producidos por el gas caliente girando hacia un agujero negro de masa intermedia.

La velocidad a la que cae el brillo de rayos X concuerda con los modelos teóricos de una interrupción de un planeta por las fuerzas de marea gravitacionales de una enana blanca. En estos modelos, un planeta se aleja de su estrella principal por la gravedad de la densa concentración de estrellas en un cúmulo globular. Cuando un planeta así pasa demasiado cerca de una enana blanca, puede ser desgarrado por las intensas fuerzas de marea de la enana blanca. Los restos planetarios se calientan y se iluminan con rayos X al caer sobre la enana blanca. La cantidad observada de rayos X emitidos a diferentes energías coincide con las expectativas de un evento de interrupción de la marea.

Un artículo que describe estos resultados fue publicado en una edición de octubre de 2014 de los Avisos mensuales de la Royal Astronomical Society. 

















Crédito de la imagen: NASA 

Última actualización: 2 de Agosto de 2017

Editor: Steve Fox
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

lunes, 2 de julio de 2018

🎇Júpiter evolucionado



       



      Esta imagen del hemisferio sur de Júpiter fue capturada por la nave espacial Juno de la NASA en el tramo de salida de un cercano sobrevuelo del planeta gigante gaseoso. El científico ciudadano Kevin M. Gill creó esta imagen usando datos de la cámara JunoCam de la nave espacial.

La imagen con realce de color se tomó a las 11:31 p.m. PDT el 23 de mayo de 2018 (2:31 a.m. EDT del 24 de mayo), ya que la nave espacial realizó su decimotercer paso cercano de Júpiter. En ese momento, Juno estaba a unas 44,300 millas (71,400 kilómetros) de las cimas de las nubes del planeta, por encima de una latitud sur de 71 grados.

    JunoCam aprovecha la órbita polar única de Juno, estudiando la dinámica atmosférica y las nubes hasta los polos de Júpiter, lo que ninguna nave espacial ha hecho antes.

El objetivo principal de Juno es mejorar nuestra comprensión de la formación y evolución de Júpiter. La nave espacial investigará los orígenes, la estructura interior, la atmósfera profunda y la magnetosfera del planeta. El estudio de Juno sobre Júpiter nos ayudará a comprender la historia de nuestro propio sistema solar y proporcionar una nueva percepción de cómo se forman y se desarrollan los sistemas planetarios en nuestra galaxia y más allá.














Crédito de la imagen: NASA / JPL-Caltech / SwRI / MSSS / Kevin M. Gill
Última actualización: 2 de Julio de 2018
Editor:Yvette Smith
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

viernes, 29 de junio de 2018

🎇Hubble muy cerca de la tormenta





      Esta toma del Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA muestra una vorágine de gas brillante y polvo oscuro dentro de una de las galaxias satélite de la Vía Láctea, la Gran Nube de Magallanes (LMC).

Esta escena tormentosa muestra un vivero estelar conocido como N159, una región HII de más de 150 años luz de diámetro. N159 contiene muchas estrellas jóvenes y calientes. Estas estrellas emiten luz ultravioleta intensa, que hace que el gas de hidrógeno cercano brille, y vientos estelares torrenciales, que están formando crestas, arcos y filamentos del material circundante.

      En el corazón de esta nube cósmica se encuentra la Nebulosa Papillon, una región de nebulosidad en forma de mariposa. Este objeto pequeño y denso se clasifica como un Blob de alta excitación, y se cree que está estrechamente vinculado a las primeras etapas de la formación masiva de estrellas.

N159 está ubicado a más de 160,000 años luz de distancia. Reside justo al sur de la Nebulosa de la Tarántula (heic1402), otro complejo masivo de formación de estrellas dentro del LMC. Esta imagen proviene de Advanced Camera for Surveys de Hubble. La región fue previamente fotografiada por la Cámara Planetaria de Campo Amplio 2 de Hubble, que también resolvió la Nebulosa Papillon por primera vez.



"The Blob", la estrella masiva más rara y sus dos poblaciones.

       La nebulosa N214 es una gran región de gas y polvo ubicada en una parte remota de nuestra galaxia vecina, la Gran Nube de Magallanes. N214 es un sitio bastante notable donde se forman estrellas masivas. N214C por lo tanto, proporciona una excelente oportunidad para estudiar el sitio de formación de tales estrellas.













Crédito de la imagen: ESO/ESA / Hubble y NASA
Crédito de texto: Agencia Espacial Europea
Última actualización: 6 de Agosto de 2017
Editor:Karl Hille
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

lunes, 25 de junio de 2018

🎇En la guarida de un agujero negro



         En este primer plano se puede ver a la Galaxia NGC  desde el Telescopio Espacial Hubble de la NASA. Los ojos de rayos X de alta energía de NuSTAR pudieron obtener la mejor vista hasta ahora en la guarida escondida del agujero negro central y supermasivo de la galaxia. Este agujero negro activo, que se muestra como una ilustración en el recuadro ampliado, es uno de los más oscuros conocidos, lo que significa que está rodeado de nubes extremadamente gruesas de gas y polvo. Esto es cierto incluso para las rosquillas más gruesas.
Los agujeros negros más masivos en el universo a menudo están rodeados por gruesos discos de gas y polvo en forma de rosquilla. Este material de rosquilla en el espacio profundo finalmente alimenta y nutre los crecientes agujeros negros metidos dentro.
Hasta hace poco, los telescopios no podían penetrar algunas de estas rosquillas, también conocidas como tori.

"Originalmente, pensamos que algunos agujeros negros estaban ocultos detrás de paredes o pantallas de material que no se podían ver", dijo Andrea Marinucci de la Universidad Roma Tre en Italia, autor principal de un nuevo estudio sobre Avisos mensuales de la Real Sociedad Astronómica que describe resultados del Nuclear Spectroscopic Telescope Array de la NASA, o NuSTAR, y el observatorio espacial XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea.

    Este agujero negro se encuentra en el centro de una galaxia espiral bien estudiada llamada NGC 1068, ubicada a 47 millones de años luz de distancia en la constelación de Cetus.

La energia magenta dentro de la galaxia estudiada.


     La Galaxia  NGC 1068 se muestra en luz visible y rayos X en esta imagen compuesta. Los rayos X de alta energía (magenta) capturados por la matriz del telescopio espectroscópico de la NASA, o NuSTAR, están superpuestos en imágenes de luz visible del espacio Hubble de la NASA Telescopio y Sloan Digital Sky Survey. La luz de rayos X proviene de un agujero negro supermasivo activo, también conocido como quasar, justo en el centro de la galaxia. Este agujero negro supermasivo ha sido ampliamente estudiado debido a su proximidad relativamente cercana a nuestra galaxia.
      NGC 1068 se muestra con luz visible y rayos X en esta imagen compuesta. Los rayos X de alta energía (magenta) capturados por la matriz del telescopio espectroscópico nuclear de la NASA, o NuSTAR, están superpuestos a imágenes de luz visible del Telescopio Espacial Hubble de la NASA y el Sloan Digital Sky Survey. La luz de rayos X proviene de un agujero negro supermasivo activo, también conocido como quasar, en el centro de la galaxia. Este agujero negro supermasivo ha sido ampliamente estudiado debido a su proximidad relativamente cercana a nuestra galaxia. NGC 1068 está a unos 47 millones de años luz de distancia en la constelación de Cetus.

      En la última década, los astrónomos han encontrado indicios de que estas rosquillas no tienen la forma tan suave como se creía. Son más bien donuts defectuosos y grumosos que lo que una tienda de donas podría tirar.

En este nuevo descubrimiento es la primera vez que se observa esta agrupación en un donut ultragrueso, y respalda la idea de que este fenómeno puede ser común. La investigación es importante para comprender el crecimiento y la evolución de los agujeros negros masivos y sus galaxias anfitrionas. 

      El agujero negro supermasivo es también uno de los más oscuros conocidos, cubierto por gruesas nubes de gas y polvo. La vista de rayos X de alta energía de NuSTAR es la primera en penetrar las paredes de la guarida oculta de este agujero negro.

















Crédito de la imagen: NASA/JPL-Caltech/Roma Tre Univ.
Última actualización: 6 de Agosto de 2018
Editor:Tony Greicius
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA