miércoles, 20 de junio de 2018

🎇El anillo de Einstein

      


    En esta imagen capturada por el Telescopio Espacial Hubble podemos ver una inmensidad de galaxias y un ojo agudo pueden observarse exquisitas galaxias elípticas y espirales espectaculares, vistas en varias orientaciones: de frente con el plano de la galaxia visible, de frente para mostrar magníficos brazos espirales, y todo lo demás.

Con el encantador nombre de SDSS J0146-0929, se trata de un cúmulo de galaxias: una monstruosa colección de cientos de galaxias encadenadas entre sí en el inquebrantable control de la gravedad. La masa de este cúmulo de galaxias es lo suficientemente grande como para distorsionar severamente el espacio-tiempo que lo rodea, creando curvas extrañas que rodean el centro del cúmulo.

     Estos elegantes arcos son ejemplos de un fenómeno cósmico conocido como anillo de Einstein. El anillo se crea cuando la luz de un objeto distante, como las galaxias, pasa por una masa extremadamente grande, como este cúmulo de galaxias. En esta imagen, la luz de una galaxia de fondo se desvía y distorsiona alrededor del cúmulo interpuesto masivo y es forzada a viajar a lo largo de muchos caminos de luz diferentes hacia la Tierra, haciendo que parezca como si la galaxia estuviera en varios lugares a la vez. La espectacularidad de la imagen la hizo ser la imagen del día el pasado 6 de Abril. 

Con un trabajo impecable de incontables horas en su proceso Hubble sigue llevando delantera en la captura e identificación de galaxias y cúmulos estelares y todo cuerpo celeste que otros  hayan dado por perdidos.













Crédito de la imagen: ESA / Hubble y NASA/ Agradecimiento: Judy Schmidt
Crédito del texto: Agencia Espacial Europea
Última actualización: 9 de Abril de 2018
Editor: Karl Hille
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

lunes, 18 de junio de 2018

🎇Galaxia azul...Azul, pintada de azul





      Una onda de gas azul brillante pasa a través de esta galaxia como un sistema de lago deformado. El primer plano de esta imagen está lleno de estrellas cercanas con sus espigas de difracción relucientes. Un ojo agudo también puede ver algunas otras galaxias que, aunque se hacen pasar por estrellas a primera vista, revelan su verdadera naturaleza en una inspección más cercana.

    La galaxia central con rayas de color, IC 4870, fue descubierta por DeLisle Stewart en 1900 y se encuentra a unos 28 millones de años luz de distancia. Contiene un núcleo galáctico activo: una región central extremadamente luminosa tan encendida con radiación que puede eclipsar al resto de la galaxia. Las galaxias activas emiten radiación a través del espectro electromagnético completo, desde ondas de radio hasta rayos gamma, producidas por la acción de un agujero negro supermasivo central que está devorando material que se acerca demasiado a él. IC 4870 es también una galaxia Seyfert, un tipo particular de galaxia activa con líneas de emisión características.

El Hubble ha fotografiado IC 4870 para varios estudios de galaxias activas cercanas. Al usar el Hubble para explorar las estructuras a pequeña escala de núcleos activos en las galaxias cercanas, los astrónomos pueden observar las huellas de colisiones y fusiones, barras galácticas centrales, explosiones nucleares, chorros o salidas y otras interacciones entre un núcleo galáctico y su entorno. Imágenes como esta pueden ayudar a los astrónomos a comprender más acerca de la verdadera naturaleza de las galaxias que vemos a lo largo del cosmos.















Crédito de la imagen: ESA / Hubble y NASA
Crédito del texto: Agencia Espacial Europea
Última actualización: 8 de Junio de 2018
Editor: Karl Hille
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  

viernes, 15 de junio de 2018

🎇Megamaser, atracción fatal




     Los fenómenos en todo el Universo emiten radiación que abarca todo el espectro electromagnético, desde los rayos gamma de alta energía, que fluyen desde los eventos más energéticos del cosmos, hasta las microondas y las ondas de radio de baja energía.

Las microondas, la misma radiación que puede calentar su cena, son producidas por una multitud de fuentes astrofísicas, incluyendo emisores fuertes conocidos como masers (láseres de microondas), incluso emisores más fuertes con el nombre un tanto malvado de megamasers y los centros de algunas galaxias. Los centros galácticos especialmente intensos y luminosos se conocen como núcleos galácticos activos. A su vez, se cree que son impulsados ​​por la presencia de agujeros negros supermasivos, que arrastran el material circundante hacia el interior y escupían chorros brillantes y radiación a medida que lo hacen.

      Las dos galaxias que se muestran aquí, tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA, se llaman MCG + 01-38-004 (la superior, de tinta roja) y MCG + 01-38-005 (la inferior, de tinta azul) ) MCG + 01-38-005 (también conocido como NGC 5765B) es un tipo especial de megamaser; el núcleo galáctico activo de la galaxia bombea enormes cantidades de energía, lo que estimula las nubes de agua circundante. Los átomos de hidrógeno y oxígeno constituyentes del agua son capaces de absorber parte de esta energía y reemitirla a longitudes de onda específicas, una de las cuales cae dentro del régimen de microondas, invisible para el Hubble pero detectable por los telescopios de microondas. MCG + 01-38-005 es así conocido como un megamasificador de agua. 

Los astrónomos pueden usar tales objetos para sondear las propiedades fundamentales del Universo. Las emisiones de microondas de MCG + 01-38-005 se usaron para calcular un valor refinado para la constante de Hubble, una medida de qué tan rápido se expande el Universo. Esta constante lleva el nombre del astrónomo cuyas observaciones fueron responsables del descubrimiento del Universo en expansión y de quien se llamó el Telescopio Espacial Hubble, Edwin Hubble.














Crédito de la imagen: ESA / Hubble y NASA
Crédito del texto: Agencia Espacial Europea
Última actualización: 1 de Septiembre de 2017
Editor: Karl Hille
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA  



lunes, 11 de junio de 2018

🎇R Aquarii





R Aquarii (R Aqr, para abreviar) es una de las estrellas simbióticas más conocidas. Situado a una distancia de unos 710 años luz de la Tierra, sus cambios en el brillo se notaron por primera vez a simple vista hace casi mil años. Desde entonces, los astrónomos han estudiado este objeto y han determinado que R Aqr no es una estrella, sino dos: una enana blanca pequeña y densa y una estrella gigante roja y fría.

    En biología, "simbiosis" se refiere a dos organismos que viven cerca e interactúan entre sí. Los astrónomos han estudiado durante mucho tiempo una clase de estrellas, llamadas estrellas simbióticas, que coexisten de manera similar. Utilizando datos del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA y otros telescopios, los astrónomos están adquiriendo una mejor comprensión de cuán volátil puede ser esta estrecha relación estelar.

   La estrella gigante roja tiene sus propias propiedades interesantes. En miles de millones de años, nuestro Sol se convertirá en un gigante rojo una vez que agote el combustible nuclear de hidrógeno en su núcleo y comience a expandirse y enfriarse. La mayoría de los gigantes rojos son plácidos y tranquilos, pero algunos pulsan con períodos entre 80 y 1.000 días como la estrella Mira y experimentan grandes cambios en el brillo. Este subconjunto de gigantes rojas se llama "variables Mira".

     El gigante rojo en R Aqr es una variable de Mira y sufre constantes cambios en el brillo por un factor de 250 mientras pulsa, a diferencia de su compañero de enana blanca que no pulsa. Hay otras diferencias sorprendentes entre las dos estrellas. La enana blanca es unas diez mil veces más brillante que el gigante rojo. La enana blanca tiene una temperatura superficial de unos 20,000 K mientras que la variable Mira tiene una temperatura de aproximadamente 3,000 K. Además, la enana blanca es ligeramente menos masiva que su compañera pero debido a que es mucho más compacta, su campo gravitacional es más fuerte. La fuerza gravitacional de la enana blanca quita las capas exteriores de la variable Mira hacia la enana blanca y sobre su superficie.

     Ocasionalmente, se acumulará suficiente material en la superficie de la enana blanca para desencadenar una fusión termonuclear de hidrógeno. La liberación de energía de este proceso puede producir una nova, una explosión asimétrica que explota las capas exteriores de la estrella a velocidades de diez millones de millas por hora o más, bombeando energía y material al espacio. Un anillo exterior de material proporciona pistas sobre esta historia de erupciones. Los científicos creen que una explosión de nova en el año 1073 produjo este anillo. La evidencia de esta explosión proviene de los datos del telescopio óptico, de los registros coreanos de una estrella "invitada" en la posición de R Aqr en 1073 y de la información de núcleos de hielo antárticos. Un anillo interno fue generado por una erupción a principios de la década de 1770. Los datos ópticos (rojo) en una nueva imagen compuesta de R Aqr muestran el anillo interior. El anillo exterior es aproximadamente el doble de ancho que el anillo interior, pero es demasiado débil para ser visible en esta imagen.

Desde poco después del lanzamiento de Chandra en 1999, los astrónomos comenzaron a utilizar el telescopio de rayos X para monitorear el comportamiento de R Aqr, lo que les permitió comprender mejor el comportamiento de R Aqr en años más recientes. Los datos de Chandra (azul) en este compuesto revelan un chorro de emisión de rayos X que se extiende hacia la parte superior izquierda. Los rayos X probablemente hayan sido generados por ondas de choque, similares a los auges sónicos alrededor de los planos supersónicos, causados ​​por el chorro que golpea el material circundante.

     Como los astrónomos han hecho observaciones de R Aqr con Chandra a lo largo de los años, en 2000, 2003 y 2005, han visto cambios en este avión. Específicamente, las manchas de emisión de rayos X se están alejando del par estelar a velocidades de aproximadamente 1,4 millones y 1,9 millones de millas por hora. A pesar de viajar a una velocidad más lenta que el material expulsado por la nova, los jets encuentran poco material y no disminuyen mucho. Por otro lado, la materia de la nova barre mucho más material y se ralentiza significativamente, lo que explica por qué los anillos no son mucho más grandes que los jets.

     Usando las distancias de los blobs del binario, y suponiendo que las velocidades permanecieron constantes, un equipo de científicos del Centro Harvard-Smithsonian para Astrofísica (CfA) en Cambridge, Mass, estimó que las erupciones en los años 50 y 80 produjeron las manchas . Estas erupciones fueron menos enérgicas y menos brillantes que la explosión de nova en 1073.

En 2007, un equipo dirigido por Joy Nichols de CfA informó sobre la posible detección de un nuevo avión en R Aqr utilizando los datos de Chandra. Esto implica que se produjo otra erupción a principios de la década de 2000. Si estos eventos menos poderosos y poco entendidos se repiten cada pocas décadas, el siguiente se realizará dentro de los próximos 10 años.

      Se ha observado que algunos sistemas estelares binarios que contienen enanas blancas producen explosiones de nova a intervalos regulares. Si R Aqr es una de estas novas recurrentes, y el espaciamiento entre los eventos 1073 y 1773 se repite, la próxima explosión de nova no debería volver a ocurrir hasta la década de 2470. Durante tal evento, el sistema puede volverse cientos de veces más brillante, haciéndolo fácilmente visible a simple vista, y colocándolo entre las varias docenas de estrellas más brillantes.

El monitoreo cercano de esta pareja estelar será importante para tratar de comprender la naturaleza de su relación volátil.










Crédito de la imagen: Rayos X: NASA / CXC / SAO / R.
Última actualización: 6 de agosto de 2017
Editor: Lee Mohon
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA 

miércoles, 6 de junio de 2018

🎇La solitaria Galaxia





Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble muestra NGC 6503 con detalles llamativos y un rico conjunto de colores. Parches de gas rojo brillante se pueden ver dispersos a través de sus brazos espirales giratorios, mezclados con regiones azules brillantes que contienen estrellas recién formadas. Las calles de polvo de color marrón oscuro serpentean a través de los brillantes brazos y el centro de la galaxia, dándole una apariencia moteada.

   La mayoría de las galaxias están agrupadas en grupos o grupos. Una galaxia vecina nunca está lejos. Pero esta galaxia, conocida como NGC 6503, se ha encontrado en una posición solitaria, al borde de un espacio extrañamente vacío llamado Local Void.

    El Local Void es una gran extensión de espacio que tiene al menos 150 millones de años luz de diámetro. Parece completamente vacío de estrellas o galaxias. La ubicación extraña de la galaxia en el borde de este actor estelar nunca explorado en la tierra, Stephen James O'Meara, para calificarla como la "galaxia perdida en el espacio" en su libro de 2007, Hidden Treasures.

Los datos del Hubble Advanced Camera for Surveys para NGC 6503 se tomaron en abril de 2003, y los datos de Wide Field Camera 3 se tomaron en agosto de 2013.

     El Telescopio Espacial Hubble es un proyecto de cooperación internacional entre la NASA y la Agencia Espacial Europea. El Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland, administra el telescopio. El Instituto de Ciencia del Telescopio Espacial (STScI) en Baltimore lleva a cabo operaciones científicas de Hubble. STScI es operado para la NASA por la Asociación de Universidades para la Investigación en Astronomía, Inc., en Washington, D.C.    

      NGC 6503 está a 18 millones de años luz de nosotros en la constelación circumpolar del norte de Draco. NGC 6503 abarca unos 30,000 años luz, aproximadamente un tercio del tamaño de la Vía Láctea.


















Crédito de la imagen:  NASA, ESA, D. Calzetti (Universidad de Massachusetts), H. Ford (Universidad Johns Hopkins), y el equipo del patrimonio de Hubble
Última actualización: 6 de Agosto del 2018

Editor: Leen Jenner 
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA 

viernes, 1 de junio de 2018

🎇Agujeros negros muy, muy cercanos





Los astrónomos han descubierto evidencia de miles de agujeros negros ubicados cerca del centro de nuestra galaxia Vía Láctea utilizando datos del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA.

    Este fenómeno de agujeros acumulativos consiste en  agujeros negros de masa estelar, que típicamente pesan entre cinco y 30 veces la masa de nuestro Sol. Estos agujeros negros recién identificados se encontraron dentro de tres años luz -una distancia relativamente corta en escalas cósmicas- del agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia conocido como Sagittarius A * (Sgr A *).

     Los estudios teóricos de la dinámica de las estrellas en las galaxias han indicado que una gran población de agujeros negros de masa estelar - hasta 20,000 - podría derivar hacia adentro durante los eones y acumularse alrededor de Sgr A *. Este reciente análisis que utiliza datos de Chandra es la primera evidencia observacional de dicha acumulación de agujeros negros.

     Un agujero negro por sí mismo es invisible. Sin embargo, un agujero negro -o estrella de neutrones- encerrado en una órbita cercana con una estrella extraerá gas de su compañero (los astrónomos llaman a estos sistemas "binarios de rayos X"). Este material cae en un disco y se calienta hasta millones de grados y produce rayos X antes de desaparecer en el agujero negro. Algunos de estos binarios de rayos X aparecen como fuentes puntuales en la imagen de Chandra.















Crédito de la imagen:  NASA / Chandra X-Ray Observatory
Última actualización: 6 de Mayo del 2018
Editor: Yvette Smith
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA 

miércoles, 30 de mayo de 2018

🎇Hubble, el tucán y el clúster





Puede ser famoso por albergar lugares espectaculares como Tucana Dwarf Galaxy y 47 Tucanae (heic1510), el segundo cúmulo globular más brillante en el cielo nocturno, pero la constelación sureña de Tucana (The Toucan) también posee una variedad de bellezas cósmicas no reconocidas.

     Una de esas bellezas es NGC 299, un cúmulo de estrellas abierto ubicado dentro de la Pequeña Nube de Magallanes a poco menos de 200,000 años luz de distancia. Los cúmulos abiertos como este son colecciones de estrellas débilmente unidas por los grilletes de la gravedad, todas las cuales se formaron a partir de la misma nube molecular masiva de gas y polvo. Debido a esto, todas las estrellas tienen la misma edad y composición, pero varían en su masa porque se formaron en diferentes posiciones dentro de la nube.

      Esta propiedad única no solo garantiza una vista espectacular cuando se ve a través de un sofisticado instrumento conectado a un telescopio como la Cámara Avanzada de Encuestas del Hubble, sino que proporciona a los astrónomos un laboratorio cósmico para estudiar la formación y evolución de las estrellas, un proceso que se cree depender fuertemente de la masa de una estrella.




















Crédito de la imagen:  ESA / Hubble y NASA
Crédito de texto: Agencia Espacial Europea
Última actualización: 6 de Agosto del 2018
Editor: Karl Hille
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA