domingo, 2 de septiembre de 2018

🎇Una nube enigmática




La nebulosa poco conocida IRAS 05437 + 2502 ondea entre las estrellas brillantes y las nubes de polvo oscuro que la rodean en esta llamativa imagen del Telescopio Espacial Hubble. Está ubicado en la constelación de Tauro (el Toro), cerca del plano central de nuestra Vía Láctea. A diferencia de muchos de los objetivos de Hubble, este objeto no se ha estudiado en detalle y su naturaleza exacta no está clara. A primera vista, parece ser una región de formación de estrellas pequeña y bastante aislada, y se podría suponer que los efectos de la feroz radiación ultravioleta de las estrellas jóvenes y brillantes probablemente fueron la causa de las llamativas formas del gas. Sin embargo, la característica brillante, en forma de bumerán puede contar una historia más dramática. La interacción de una estrella joven de alta velocidad con la nube de gas y polvo puede haber creado este arco inusualmente afilado y brillante. Una estrella tan imprudente habría sido expulsada del lejano y joven grupo donde nació y viajaría a 200,000 kilómetros por hora (124,000 millas por hora) o más a través de la nebulosa.

     Esta nube tenue fue descubierta originalmente en 1983 por el Satélite Astronómico Infrarrojo (IRAS), el primer telescopio espacial para estudiar todo el cielo en luz infrarroja. IRAS fue dirigido por los Estados Unidos, los Países Bajos y el Reino Unido y descubrió un gran número de objetos nuevos que eran invisibles desde el suelo. 

Esta imagen fue tomada con el Wide Field Channel de Advanced Camera for Surveys en Hubble. Fue parte de una encuesta de "instantánea". Estas son observaciones que se ajustan a la apretada agenda del Hubble cuando es posible, sin ninguna garantía de que la observación tenga lugar, por lo que fue una suerte que la observación se haya realizado. Esta imagen fue creada a partir de imágenes tomadas a través de filtros amarillos y cercanos al infrarrojo.
























Crédito de la imagen: ESA / Hubble, R. Sahai y NASA
Crédito de texto: Agencia Espacial Europea (ESA)
Última actualización: 31 de agosto de 2018
Editor: Karl Hille
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA    

jueves, 30 de agosto de 2018

🎇Otro día en la oficina



"El espacio era nuestra oficina ayer. # EVA51", dijo el astronauta de la Estación Espacial Internacional Ricky Arnold el viernes, un día después de su última caminata espacial durante la cual actualizó las cámaras en la plataforma orbital.

    Arnold y el comandante de la estación Drew Feustel completaron la sexta caminata espacial en la estación este año, que duró 6 horas y 49 minutos. Los dos astronautas instalaron nuevas cámaras de alta definición que proporcionarán vistas mejoradas durante la fase final de aproximación y acoplamiento de SpaceX Crew Dragon y la nave espacial tripulada Boeing Starliner que pronto comenzará a lanzarse desde suelo estadounidense.

También intercambiaron un conjunto de cámara en el truss de estribor de la estación, cerraron una puerta de apertura en un experimento de imagen ambiental externo fuera del módulo Kibo japonés y completaron dos tareas adicionales para reubicar una barra de agarre para ayudar a futuros caminantes espaciales y asegurar algunos engranajes asociados con una unidad de refrigeración adicional alojada en el truss de la estación. 

      Aunque ese trabajo visto desde acá nos ofrece una vista espectacular la realidad es que es un trabajo de alto impacto y alto riesgo, en ello reside la seguridad de la plataforma orbital y de futuros caminantes espaciales.





















Crédito de la imagen: NASA
Última actualización: 29 de junio de 2018
Editor: Editor: Yvette Smith
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA    

lunes, 27 de agosto de 2018

🎇Tormentas de color púrpura en la Tierra





Tomar una respiración profunda. Incluso si el aire se ve limpio, es casi seguro que inhalará millones de partículas sólidas y gotas de líquido. Estas manchas omnipresentes de materia se conocen como aerosoles, y se pueden encontrar en el aire sobre océanos, desiertos, montañas, bosques, hielo y en todos los ecosistemas intermedios.

      Si alguna vez ha visto el humo que se eleva desde un incendio forestal, la ceniza que sale de un volcán o el polvo que sopla en el viento, ha visto aerosoles. Los satélites como los satélites de observación de la Tierra de la NASA, Terra, Aqua, Aura y Suomi NPP, también los "ven", aunque ofrecen una perspectiva completamente diferente de cientos de kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Una versión de un modelo de la NASA llamado Goddard Earth Observing System Forward Processing (GEOS FP) ofrece una visión similarmente expansiva de la mezcolanza de partículas que bailan y giran a través de la atmósfera.

       La visualización anterior resalta la salida del modelo GEOS FP para aerosoles el 23 de agosto de 2018. Ese día, enormes columnas de humo flotaron sobre América del Norte y África, tres ciclones tropicales diferentes se agitaron en el Océano Pacífico y grandes nubes de polvo volaron sobre los desiertos en África y Asia. Las tormentas son visibles dentro de remolinos gigantes de aerosol de sal marina (azul), que serpentea en el aire como parte del rocío marino. Las partículas de carbón negro (rojo) se encuentran entre las partículas emitidas por los incendios; las emisiones de vehículos y de fábricas son otra fuente común. Las partículas que el modelo clasifica como polvo se muestran en púrpura. La visualización incluye una capa de datos de luz nocturna recopilada por la banda de día y noche de la Suite de Radiómetro de Imágenes Infrarrojas Visibles (VIIRS) en Suomi NPP que muestra las ubicaciones de pueblos y ciudades
























Crédito de la imagen: NASA / Joshua Stevens / Adam Voiland
Crédito del texto: ESA (Agencia Espacial Europea)
Última actualización: 24 de agosto de 2018
Editor: Editor: Yvette Smith
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA    

jueves, 23 de agosto de 2018

🎇Dos Galaxias,unidas como una sola




Esta imagen, capturada por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA, muestra lo que sucede cuando dos galaxias se convierten en una. El nudo cósmico retorcido que se ve aquí es NGC 2623 - o Arp 243 - y se encuentra a unos 250 millones de años luz de distancia en la constelación de Cancer (The Crab).

      NGC 2623 ganó su forma inusual y distintiva como resultado de una gran colisión y posterior fusión entre dos galaxias separadas. Este encuentro violento causó que las nubes de gas dentro de las dos galaxias se comprimieran y agitaran, lo que a su vez desencadenó un pico agudo de formación de estrellas. Esta formación estelar activa está marcada por parches moteados de azul brillante; estos se pueden ver agrupados tanto en el centro como a lo largo de los caminos de polvo y gas que forman las curvas de barrido de NGC 2623 (conocidas como colas de marea). Estas colas se extienden por aproximadamente 50 000 años luz de punta a punta. Muchas estrellas jóvenes, calientes y recién nacidas se forman en cúmulos estelares brillantes: se conocen por lo menos 170 de estos cúmulos dentro de NGC 2623.

     En esta etapa tardía de fusión se cree que la Vía Láctea se parecerá a NGC 2623 cuando colisione con nuestra galaxia vecina, la Galaxia de Andrómeda, dentro de 4 mil millones de años.
























Crédito de la imagen:  ESA / Hubble y NASA
Crédito del texto: ESA (Agencia Espacial Europea)
Última actualización: 20 de Octubre del 2017
Editor: Rob Garner
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA    

miércoles, 15 de agosto de 2018

🎇El corazón de nuestra Vía Láctea





     Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de un brillante joyero lleno de estrellas captura el corazón de nuestra Vía Láctea. 

En su etapa de envejecimiento las estrellas gigantes rojas conviven con sus primos más jóvenes, más abundantes, las estrellas más pequeñas, blancas, como el sol, en esta región llena de gente del antiguo centro central de nuestra galaxia, o abultamiento. La mayoría de las estrellas azules brillantes en la imagen son estrellas recientemente formadas ubicadas en el primer plano, en el disco de la galaxia. Los astrónomos estudiaron 10.000 de estas estrellas similares al Sol en imágenes de archivo del Hubble durante un período de nueve años para descubrir pistas sobre la evolución de nuestra galaxia.

       El estudio reveló que el bulto de la Vía Láctea es un entorno dinámico en el que las estrellas envejecen a diferentes velocidades, como los viajeros que se agitan en un aeropuerto concurrido.

Los investigadores también encontraron que los movimientos de las estrellas abultadas son diferentes, dependiendo de la composición química de una estrella. Las estrellas más ricas en elementos más pesados ​​que el hidrógeno y el helio tienen menos movimientos desordenados, pero están en órbita alrededor del centro galáctico más rápido que las estrellas más viejas que son deficientes en elementos más pesados.

      La imagen es un compuesto de exposiciones tomadas en el infrarrojo cercano y luz visible con la Cámara de Campo Amplio 3 de Hubble. Las observaciones son parte de dos encuestas de Hubble: el Programa de Tesorería de la Armadura Galáctica y la Búsqueda de Planeta Extrasolar Eclipsado de la Ventana de Sagitario.


El centro de nuestra galaxia está a unos 26,000 años luz de distancia.





























Crédito de la imagen: NASA, ESA y T. Brown (STScI)
Última actualización: 11 de Enero del 2018
Editor: Yvette Smith
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA    

lunes, 13 de agosto de 2018

🎇Sinfonía de estrellas




El concepto de este artista muestra cómo las ondas de sonido viajan a través de una estrella hipotética que tiene un planeta en órbita.




       No podemos escucharlo con nuestros oídos, pero las estrellas en el cielo están realizando un concierto, uno que nunca se detiene. Las estrellas más grandes producen los sonidos más bajos y profundos, como las tubas y los contrabajos. Las estrellas pequeñas tienen voces agudas, como las flautas celestiales. Estos virtuosos no solo tocan una "nota" a la vez, nuestro propio Sol tiene miles de ondas de sonido diferentes rebotando en su interior en cualquier momento dado.

Comprender estas armonías estelares representa una revolución en astronomía. Al "escuchar" ondas sonoras estelares con telescopios, los científicos pueden descubrir de qué están hechas las estrellas, qué edad tienen, qué tan grandes son y cómo contribuyen a la evolución de nuestra galaxia Vía Láctea como un todo. La técnica se llama asterosismología. Del mismo modo que los terremotos (o las ondas sísmicas de la Tierra) nos hablan del interior de la Tierra, las ondas estelares, que producen vibraciones o "terremotos de estrellas", revelan el funcionamiento interno secreto de las estrellas.   

        El telescopio espacial Kepler de la NASA, que se acerca al final de su misión, ha sido un jugador clave en esa revolución, entregando observaciones de olas en decenas de miles de estrellas desde su lanzamiento en 2009. El satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA, que se lanzó en abril de 2018, puede observar ondas sonoras en hasta un millón de gigantes rojos: estrellas masivas y evolucionadas que representan el aspecto de nuestro Sol en unos 5 mil millones de años. Si bien Kepler y TESS son más famosos por cazar planetas más allá de nuestro sistema solar (exoplanetas), también son herramientas poderosas y sensibles para detectar vibraciones estelares. Y cuanto más sabemos sobre las estrellas, más sabemos sobre los planetas que las orbitan.




























Crédito de la imagen: Gabriel Pérez Díaz, Instituto de Astrofísica de Canarias
Texto: Elizabeth Landau
Última actualización: 30 de Julio 2018
Editor: Tony Greicius
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA    


jueves, 9 de agosto de 2018

🎇Venus a los 40




Hace 40 años, Pioneer Venus Multiprobe se lanzó para estudiar el planeta cubierto de nubes Venus.
       El 8 de agosto de 1978, la nave Pioneer Venus Multiprobe se lanzó para estudiar a Venus, un planeta que tiene una atmósfera 100 veces más densa que la atmósfera de la Tierra y es más caliente que el punto de fusión del zinc y el plomo. Pioneer Venus Multiprobe se compone de cinco componentes: la nave espacial principal, la sonda grande y tres sondas pequeñas idénticas llamadas Norte, Día y Noche. Construido por Hughes Company en El Segundo, California, y lanzado en un cohete Atlas-Centaur desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida, el proyecto Pioneer Venus Multiprobe fue administrado por el Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley de California.

Llevando a cabo siete experimentos y equipado con un paracaídas para frenar su descenso a la atmósfera, la gran sonda estudió la composición de la atmósfera y las nubes de Venus. Además, la sonda grande midió la distribución de radiación infrarroja y solar. Las tres pequeñas sondas fueron diseñadas sin paracaídas, cada una con seis experimentos. Cada sonda apuntó a diferentes partes de Venus. El Norte entró en Venus en las altas latitudes del norte, la Noche apuntó al lado nocturno en las latitudes medias, y el Día apuntó al lado diurno en las latitudes medias del sur. La nave espacial principal llevó a cabo dos experimentos adicionales diseñados para estudiar la atmósfera superior de Venus. Las cinco sondas recogieron información detallada sobre la composición atmosférica, la circulación y el balance energético.




Venus Día / Noche ilustración que muestra el viento solar, choque de arco, magnetosheath, nubes y serpentinas Pioneer Venus SP-461 fig 6-28 Interacción del viento solar con la atmósfera de Venus según lo determinado por los experimentos y observaciones de Pioner Venus.Crédito NASA.




        La gran sonda se separó de la nave principal 123 días después del lanzamiento, el 16 de noviembre, seguida por las pequeñas sondas el 20 de noviembre, alcanzando y entrando en la atmósfera de Venus el 9 de diciembre. Aunque no se esperaba que sobreviviera a su ardiente descenso a la densa atmósfera venusina, cuatro de las sondas transmitieron datos a la superficie con la sonda Day transmitiendo desde la superficie durante más de una hora. 














Crédito de la imagen: NASA / Paul Hudson
Última actualización: 8 de agosto de 2018
Editor: Danielle Carmichael
Para leer más sobre este y otros artículos en NASA